Cargando...
Tratamiento para flacidez y celulitis

Tratamiento para flacidez y celulitis

Se ha producido la introducción de una nueva alternativa terapeútica eficaz , segura y sencilla que es la Radiofrecuencia aplicada a la celulitis y a la flacidez corporal.
La Radiofrecuencia genera un campo eléctrico que cambia de positivo a negativo que genera calor. Este calentamiento profundo de la piel y tejido celular subcutáneo desencadena una cascada de reacciones que permitirán una mejoría de estos dos problemas. Antes de explicar el modo cómo se mejoran celulitis y flacidez debemos entender en qué consisten ambas.

En qué consiste la celulitis
La celulitis se ha definido como una dermopatía vasculopática, que afecta al 90% de las mujeres y que suele acompañarse de sobrecarga grasa y flacidez. En su fisiopatología hay varias fases de instauración: una fase de edema en la que las paredes de los vasos dejan escapar líquidos y sustancias agresivas alrededor de los adipocitos ( o células grasas). Los adipocitos en este ambiente tóxico no pueden realizar sus intercambios metabólicos adecuadamente y aumentan de tamaño viéndose envueltos en los últimos estadíos de fibras conjuntivas que los estrangulan y rodeados de linfáticos incapaces de recoger toxinas. Toda esta cascada de reacciones cierra el círculo vicioso de la celulitis que se retroalimenta y en el que la Radiofrecuencia ha encontrado distintos niveles de actuación.

En qué consiste la flacidez
En cuanto a la flaccidez se define como una disfunción cutánea propia del envejecimiento natural o acelerado. Inicialmente se produce una disminución del metabolismo celular; como consecuencia la biosíntesis de colágeno y elastina desciende. El número de fibroblastos desciende y la dermis al perder su tropismo normal se empobrece y pierde la capacidad de su recambio natural. La flaccidez se caracteriza en que la red de colágeno y elastina es la que sostiene la epidermis unida a las papilas dérmicas y tejidos subyacentes falla. El fallo propio de la flaccidez de esta estructura orgánica compleja (colágeno, elastina y sustancia fundamental) deja en mayor o menor grado desconectada mecánicamente la Epidermis y la Dermis.

Cómo se mejoran la celulitis y la flacidez
La Radiofrecuencia produce un calentamiento profundo que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. Dicho calentamiento va a favorecer el drenaje linfático, lo cuál permitirá disminuir los líquidos y toxinas en el que se encuentran embebidos los adipocitos del tejido afecto de celulitis. A su vez se producirá un aumento en la circulación de la zona que permitirá mejorar el metabolismo tanto del tejido graso subcutáneo como la mejora del aspecto de la piel acompañante. Y por último y más importante la Radiofrecuencia provoca la formación de nuevo colágeno tanto en la piel como en el tejido subcutáneo permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente. La disminución de volumen se justifica tanto por la reducción del edema, como por la compactación a través del tejido conectivo y queda por demostrar la hipótesis en la que intervendría un tercer mecanismo en el que se produciría la ruptura o lisis de la membrana que rodea a las células grasas contribuyendo a la reducción volumétrica.

Duración del tratamiento.
En cuanto a la duración del tratamiento, es un tiempo variable dependiendo del área a tratar. Las zonas pequeñas como brazos o abdomen suelen realizarse en 25-30 minutos, zonas más amplias como trocánteres (cartucheras) pueden prolongarse 45-50 minutos por sesión.
El procedimiento es sencillo. Una vez terminada la sesión se aplica gel de aloe vera en las zonas tratadas y el paciente puede incorporarse a su vida cotidiana de inmediata, evitando el sol y UVA las siguientes 24-48 horas.
El número de sesiones es variable pero se consideran necesarias entre 8 y 12 distanciadas un mínimo de una semana. El procedimiento es muy bien tolerado y no precisa anestesia.
En síntesis, la RADIOFRECUENCIA es nueva alternativa terapeútica para la celulitis y flacidez corporal por ser un método que mediante un calentamiento profundo y controlado que afecta a la piel y tejido celular subcutáneo, va a provocar una cascada de reacciones que llevan consigo la colagénesis (tensando la piel y los septos fibrosos), drenado del éstasis linfático de la grasa, mejora de la circulación de la piel y tejido subcutáneo con la consiguiente disminución del aspecto de la piel de naranja y mejora de la flacidez a la vez que se produce una reducción volumétrica del área tratada. Sin olvidar que nos enfrentamos a dos patologías muy complejas en las que la combinación con otras técnicas suele mejorar los resultado.